Topical Biochemistry for Healthy Looking Skin

Daño solar sobre la piel

Anti-Aging
Las longitudes de onda corta de luz (UVB) tienden a hacer el mayor daño sobre la epidermis (las capas externas de la piel), mientras que las longitudes de onda más largas de luz (UVA) producen daño en la dermis (la capa interna que contiene el colágeno y los elementos estructurales de la piel). Cuando la energía de estas partículas pequeñas de luz choca con un componente de la piel (donde se detiene la onda de luz), la energía liberada altera la química de ese componente y lo daña. Este es el primer daño que causa el sol. Estos cambios químicos también producen radicales libres, y estos radicales causan aún más daño solar (daño secundario) a otros componentes de la piel. En la página Daños de los radicales libres sobre la piel se explica este concepto de la reacción en cadena de los daños. La exposición al sol sin protección produce niveles dobles de daño, el daño inicial de la energía y el daño secundario de los radicales libres.

Con el tiempo, el daño por la luz y el posterior daño a causa de los radicales libres hacen que el colágeno se rompa y deje de funcionar correctamente. Los melanocitos (pigmento) dejan de funcionar correctamente y producen grandes cantidades de pigmentos que provocan las manchas de la edad y otras formas de pigmento. Las células de fibroblastos dejan de funcionar correctamente y no producen nuevo colágeno. Las células de macrófagos no llevan a cabo las funciones inmunes adecuadas para la piel, etc. De esta manera, el daño solar sobre la piel que identificamos como el envejecimiento es causado por la luz solar sin protección.

Eventualmente se llegó a considerar que 90% de los daños visibles en el envejecimiento cutáneo estaba causado por el daño solar. Con una mejor educación del público y mejores filtros solares, este tipo de daño cada vez es menos frecuente. No obstante, se estima que 90% de los daños del sol son el resultado de la exposición solar no planificada o casual, donde las personas pueden no tener una protección solar activa. Esto puede incluir ir en automóvil, caminar al aire libre o una breve parada para hablar con los amigos, sin protector solar. Varias exposiciones cortas y sin protección al sol en realidad pueden ser más perjudiciales a lo largo de toda la vida de una menor cantidad de exposiciones largas exposiciones con quemaduras solares.

Los protectores solares químicos protegen la piel al absorber las partículas de luz (fotones). Cuando se absorbe esta energía, las moléculas del protector solar se destruyen, en lugar de destruirse un componente de la piel. Esto tiene como resultado reacciones químicas, y el proceso genera radicales libres que producen el mismo tipo de daño secundario por radicales libres que produce la exposición al sol sin protección. Por lo tanto, los protectores solares químicos no son la forma más completa o efectiva de protección solar. Impiden un mayor grado inicial de daño solar, pero permiten daños secundarios por radicales libres, que se suman a la velocidad del proceso de envejecimiento de la piel.

Los filtros solares físicos, como el dióxido de titanio y el óxido de zinc, funcionan al reflejar los fotones de la luz hacia arriba y hacia fuera de la piel para que no haya absorción de energía. No hay reacción química y no se producen radicales libres. A diferencia de las pantallas químicas, el tipo de pantalla física de fotoprotección no produce radicales libres ni daños secundarios en la piel. Esta es la razón por la que los dermatólogos han recomendado la combinación de dióxido de titanio y óxido de zinc como mejor protección solar. El Titanium Dioxide Sunscreen de BiON es una pantalla física (no química) con dióxido de titanio y óxido de zinc. Proporciona protección UVA y UVB, con un factor de protección solar (SPF) de 30. Dayspa Magazine la eligió como la mejor protección solar en el mercado, debido a sus cualidades de protección, así como la textura y la facilidad de aplicación.

Ya que NINGÚN protector solar es capaz de absorber o reflejar todos los fotones de luz que chocan con la piel, siempre debe considerarse la protección de la actividad de los radicales libres secundarios. El protector solar de BiON contiene poderosos antioxidantes para reducir las actividades de los radicales libres y la posibilidad de daño secundario. Estos antioxidantes incluyen la vitamina C, la vitamina E, el palmitato de retinilo, etc.

El protector solar es parte de una estrategia de lucha contra el envejecimiento. Los filtros solares físicos (el dióxido de titanio y el óxido de zinc) proporcionan muchos más beneficios contra el envejecimiento que los protectores solares químicos, porque las pantallas físicas eliminan gran parte del daño secundario de los radicales libres que pueden generarse por la exposición al sol. La adición de antioxidantes en la fórmula del protector solar reduce las posibilidades de que los radicales libres produzcan más daño. Los filtros solares físicos enriquecidos con antioxidantes son una estrategia y una herramienta antiedad altamente eficaz.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail
View our latest educational videos and webinars.
View Videos & Webinars »
"I feel like a brand new me! Thank you BiON! - Jessica
View Testimonials »
Locate the spa nearest you that sells BiON products.
Visit the Spa Locator »
Watch us on YouTube View us on LinkedIn View our board Read our Blog